Saltar al contenido

Mallorca, la cara menos conocida de la isla

Mallorca es el destino turístico preferido de las familias, parejas y grupos de amigos, que vienen a disfrutar del sol. Atrae la calma de su oleaje, el aroma a sal y los bronceados espectaculares bajo el sol de esta ventana al Mediterráneo con sus más de 300 playas.

Más allá de las playas, esto es Mallorca

Dos sierras y montes menores conforman Mallorca: La Tramuntana de altas montañas y las más bajas de Levante, se conjugan en acantilados y calas rocosas, que contrastan con las playas arenosas de las otras costas. Y todo ello en menos de 100 km! Esta combinación hace que Mallorca sea tan especial. Personalmente, me quedo con los pueblos y calas de la Tramuntana, zona de encanto especial. 

Su llanura fértil es llamada Pla. Cuenta con varias cuevas, pero las más famosas son las del Drach y Dels Hams, en Porto Cristo. Los lagos subterráneos son atracciones en esta zona de encanto.

Por ser una isla la humedad es abundante. Ofrece un clima mediterráneo, cuyas temperaturas en verano sobrepasan los 30 °C y en invierno son inferiores a los 5 °C, con nevadas recurrentes en la cima de la Tramuntana.

¿Llama tu atención? Aún hay más.

Nuestra selección de planes más locales en Mallorca

  • Perderse por las calles del centro de Palma, descubrir su riqueza gastronómica y cultural.
  • Acercarse al vecino Portixol, antiguo pueblo de pescadores, al que se puede ir dando un agradable paseo junto al mar.portixol-mallorca-vacaciones-blog

 

  • Coger el tranvía hasta el puerto de Sóller. Pasear entre bonitos barquitos y disfrutar del helado, zumos y mermeladas artesanos, elaborados con sus famosas naranjas.
  • Visitar Deià y conseguir bajar hasta su cala singular. Comer al borde del mar en Cas Patró March. 
  • Disfrutar del atardecer, mojito en mano, en el Mirador de Sa Foradada.
  • Hacer la ruta de trekking circular del Camino del Archiduque, que sale desde Valldemossa. Al acabar, disfrutar de una merecida coca de patata y chocolate caliente en Can Molinas. 
  • Disfrutar de un impresionante atardecer en Formentor y sus las playas cercanas.
  • Llevarse la mochila cargada de comida y pasar el día en la Platja d’es Cargol. 
  • Pasar el día en la larga playa de arena blanca de Es Trenc. 
  • Descubrir Son Serra.

Calas de Mallorca

Las calas y playas atraen por su seguridad y belleza, pudiendo hacer todo tipo de deportes marítimos que desees. Las playas de Alcudia y Pollensa son de largas arenas. Debido a su profundidad y vientos, se ha convertido en lugar de encuentro de surfistas de wind surf, kite surf, paddle surf...

Es una isla estupenda también para recorla en barco, bicicleta, moto o a caballo; descubriendo mil calas y rincones a través de los pueblos de la costa, entre olivos, o las serpentinas carreteras de la Tramuntana, que bajan hasta la costa y disfrutar de preciosos atardeceres.

 

Palma de Mallorca

Palma es una ciudad que fusiona aspectos de su pasado histórico con la ciudad cosmopolita. Explorarla es adentrarse en un casco de antiguas callejuelas de apariencia medieval, que exhiben el límite de las murallas para demarcar la ciudad antigua a lo largo de las avenidas.

mallorca-castillo-bellver-blog-viajes

Tienes que conocer la catedral de La Seu (Santa María de Palma), iglesia que en su momento fue un templo romano. Excelente representante del gótico levantino del SXIII, destacando el contraste de la capilla interior del Mar, realizada por Miquel Barceló, natural de Felanitx.

También el Palacio Real de la Almudaina, que significa en árabe “Ciudad pequeña”. Residencia de los primero reyes mallorquines, conservando su estructura original, salvo leves modificaciones.

La ciudad vieja es una de las zonas más bonitas de Palma, con sus calles estrechas y palacetes de piedra, de grandes portones que dan acceso a patios interiores, para antiguos carruajes, actualmente ofrecen entradas acogedoras y características del entramado de la ciudad. Destacan abundantes ejemplos de arquitectura modernista de principios de siglo.

Es interesante aprovechar y visitar la Fundación Miró, en la vecina Cala Major, dónde el artista vivió y trabajó.

Gastronomía de Mallorca

La comida en Mallorca es suculenta. Va desde platos muy sencillos y tradicionales, hasta gastronomía internacional de lujo. Estas recomendaciones no deben pasar por debajo de la mesa:

  • Lechona asada: Es propia de la zona, ya que en Mallorca es criada una raza de cerdos cuya carne es base de numerosos platos. Restaurantes como C’an Costa (Valldemossa)  ofrece a los comensales la lechona con especias locales. Se macera un día antes de cocinar y se acompaña con compota de manzana, patatón y escarola aliñada.
  • Sopa mallorquina o seca: Este último término lo gana porque el pan payés en rebanadas absorbe el potente caldo de verduras. Se come con tenedor y no cuchara. Su gusto lo aporta el pimiento y la cebolla. En la localidad de Sóller, otro atractivo de Mallorca, puedes probarla en Can Boqueta o Béns d’Avall.
  • Caracoles mallorquinos: Suelen acompañarse de caldo de perejil, hinojo, hierbabuena, ajo y guindilla. También se sirven con patatas.

No te puedes ir sin probar la ensaimada. Rosca de masa, harina, huevos, azúcar. Se extiende hasta que sea casi transparente, untándose con manteca de cerdo, que ayuda a enrollar la masa consiguiendo su característica forma de enroscada. Pruébalas rellenas de nata, mermelada, chocolate o pasta de almendra, para disfrutar de un desayuno típico.

Coca de pimientos, arroces, fideua de marisco, sobrada, sepia encebollada, la gamba roja del mediterráneo y la coca de patata; son otros de los platos típicos que no puedes dejar de probar.

Artesanía de Mallorca

En Mallorca la artesanía es manifestación pura de la isla. Al margen de la industrialización, aún quedan artesanos que trabajan en sus talleres particulares, dejando volar la imaginación y dando rienda suelta a sus manos. Se pueden encontrar decorando los sitios mas encantadores de la isla y aún encontramos algunas tiendas y talleres que los producen a mano. Son características de Mallorca, por ejemplo, las telas de loneta con dibujos similares a los ikats orientales, en vivos colores verdes, azules y rosas; como los de Teixits Vincents.

O la fábrica de crital Gordiola, en la que laboran artículos para la casa, joyas y recuerdos con la técnica de vidrio soplado. Así como la artesanía de la paja, realizando cestas de palma típica, sombreros y alpargatas. También hacen avarcas o sandalias de cuero y suela de caucho, calzado veraniego por excelencia disponible en los mercados. Los talleres de Palma, Artá y Capdepera son especialistas. Destaca también la artesanía del olivo o el bordado mallorquín.

Ven a Mallorca, no te arrepentirás

Esta isla lo tiene todo: cultura, modernismo, diversión y tradición. Desde el minuto 1 está garantizado el disfrute.

Y tú ¿qué sitios incluiras? :)